Tecnología de F1 en un vehículo propulsado por el viento

viento f1

GreenBird es un proyecto patrocinado por la empresa de energía alternativa ECOTRICITY y cuyo “alma mater” es Richard Jenkins, ingeniero mecánico que desde 1999 tenía en mente la idea de que el viento podía ser un gran aliado a la hora de sacarle partido para propulsar un vehículo.

El deporte de la F1 siempre se encuentra inovando

Como consecuencia de la unión de Ecotricity y Richard Jenkins, surgió el vehículo propulsado por el viento denominado GREENBIRD (Pájaro Verde).

La tecnología aplicada para el desarrollo de este vehículo es de un alto nivel y el desarrollo en ingeniería también es elevado para poder llevar a cabo el objetivo por el cual fue concebido el GREENBIRD: batir el récord de velocidad en tierra mediante un vehículo cuya única propulsión es el viento.

Vista superior del GreenBird

El GreenBird está fabricado con dos grandes alas las cuales cada una posee una función propia y totalmente independiente de la otra. Posee un ala horizontal y otra vertical.

El ala vertical tiene la función de aprovechar al máximo toda la potencia que el viento pueda entregar al vehículo mediante un principio muy antiguo y muy utilizado tanto en la fabricación de aviones como en el deporte de la fórmula uno.

El principio de Venturi

El ala horizontal está diseñado para hacer que el vehículo no salga volando por el mismo efecto. En definitiva, es como un ala de avión sólo que dada la vuelta y en consecuencia en lugar de provocar un empuje hacia arriba lo que se consigue es intentar maximizar el contacto con el suelo.

GreenBird intentando batir el récord de velocidad de vehículos propulsados por aire sobre tierra.

Lo realmente fantástico del diseño de este vehículo es que su creador ha maximizado la capacidad de propulsión del viento con una transferencia óptima de éste hacia el vehículo y una mínima resistencia al avance.

A altas velocidades se producen unas fuerzas muy grandes sobre ciertas partes del GreenBird y es por ello que está fabricado en carbono, un material que tolera cierta flexibilidad pero con una grandísima resistencia a la torsión. Este vehículo rebosa de ingeniería por todos sus costados.

Intento de récord de velocidad

Finalmente, el proyecto alcanzó su éxito consiguiendo que el “Pájaro Verde” volase sobre la superficie del lago seco Ivanpah, situado en la frontera de California y Nevada en la costa oeste de los Estados Unidos.

El lago seco Ivanpah es una valiosa ubicación debido a la cantidad de espacio abierto que ofrece (casi 35 hectareas cuadradas en total) y la buena calidad de su superficie que es perfecto para la navegación de vehículos. Sobre esta superficie el 26 de marzo del 2009, se consiguió batir el récord de velocidad de este tipo de vehículos, alcanzando la nada desestimable velocidad de 126.1 mph (202.93 Kmh).

Preparando el asalto al récord de velocidad sobre el lago seco Ivanpah

Se han seguido haciendo pruebas desde entonces con los mismos resultados, pero no se dan por vencidos sobre este tema, así que habrá que esperar nuevas noticias.

Deja un comentario