¿Cómo limpiar tu sofá en seco? Todo lo que debes saber

Los sillones y sofás, tan bonitos como incómodos de limpiar, son los grandes protagonistas de nuestros salones, donde se alzan orgullosos, ostentando el estilo de sus dueños. Pero, como todos sabemos, estos objetos de diseño, cómodos y a la moda, de vez en cuando, necesitan una limpieza más o menos profunda, para eliminar el polvo y las manchas.

Los modelos desmontables son sin duda los más prácticos, ya que basta con retirar la funda de tela y lavarla a mano o en la lavadora, mientras los cojines del relleno se airean. Sin embargo, muchos sofás, en cambio, cuentan con una tapicería inamovible que, por lo tanto, deberá lavarse y tratarse adecuadamente in situ.

Para estos sofás hay que recurrir a la limpieza en seco, utilizando detergentes especiales que no contienen agua. Podemos encontrarlos de muchos tipos en el mercado, a menudo en forma de espumas o polvos, imprescindibles para quitar las manchas, higienizar y desodorizar las superficies de los tejidos.

Cómo limpiar el sofá en seco paso por paso

1) Lo primero que hay que hacer, antes de cualquier otra operación, es asegurarse de que el tejido admite lavado en seco. Para ello tendremos que fijarnos en la ficha técnica del producto

2) Ahora será el momento de utilizar una aspiradora con una boquilla especial para eliminar la suciedad más superficial. Si observamos pequeñas incrustaciones, podremos emplear un cepillo de cerdas duras para rascar a fondo y aspirarlas sucesivamente, mientras que para los restos de pelo de animal o de pelo, usaremos el clásico rodillo.

2) Llegados a este punto, pasaremos a la limpieza en seco del sofá, recordando siempre que apañarse está muy bien, pero si no nos sentimos seguros del resultado, es mejor confiar en profesionales. Sobre todo si se trata de tejidos delicados y corremos el riesgo de decolorarlos o alterarlos.

3) Puedes escoger entre, espumas en seco, spray para limpieza en seco, limpiadores para pieles y limpiadores ecológicos. Las instrucciones de uso que aparecen en el envase del detergente nos ayudarán a no equivocarnos, evitando en la medida de lo posible dañar el sofá. En general, si el producto es espumoso, debe aplicarse directamente sobre la zona a tratar, pero también puede pulverizarse sobre un paño de algodón, que se utilizará para frotar la zona a limpiar.

4) También puedes optar por utilizar una esponja. Esta es perfecta para limpiar en seco sofás y telas de tapicería, son herramientas que potencian la limpieza, ya que absorben los productos y son lo suficientemente suaves para quitar manchas sin causar arañazos.

5) Insistimos en los pliegues y en las manchas más obstinadas y finalmente dejamos que se airee, abriendo la ventana de la habitación. Los cojines deben limpiarse por separado con el mismo sistema y luego colocarse en un tendedero. Volveremos a montar el sofá cuando el olor del detergente haya desaparecido. Recuerda que los textiles delicados suelen tener baja resistencia a la luz solar, lo que significa que el color puede cambiar si queda expuesto al sol durante mucho tiempo. Por esta razón, es aconsejable tender la pieza al aire libre pero en la sombra.

¿Y tú, aún no tienes el sofá de tus sueños? Hecha un vistazo a nuestro catálogo de Kibuc, y hazte con el que mejor se adapte a tus gustos y estilo de vida.

Deja una respuesta